sábado, 7 de enero de 2012

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ INSUMISION!!!!!!!!!!!!



La de veces que me costará hacer parón y vuelta atrás...
Si la vida, la mía, no era complicada, ahora no es aburrida, desde luego no es nada, pero nada monótona, aunque decir que tengo dos sumisas, sería algo, quizás aventurado. Sé que tengo a una sumisa, de collar perfecto y amado y, a una sumisa aprendiendo a quererlo y quererme, pero eso no quita, que cuando las miro, solo leo una palabra en sus ojos:  ¡¡¡¡¡¡¡INSUMISIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ya se que cada cual es un mundo y tengo visto que, lo que una persona necesita para estar bien y tranquila, a otra persona le causa intranquilidad, precisamente, parar y discernir quien y como, es una tarea complicada y lenta, a día de hoy.

Hay quien necesita entregarse, tener un contrato y un collar y decirlo, decírselo y mirarse al espejo y verlo.
Hay quien necesita las palabras, el momento, la situación, y ni un trozo de papel, ni de cuero, quizás ni un nombre después del suyo, cambiará lo que piense.

Hay quien se vuelve la prolongación de tu cuerpo y te conoce y reconoce como parte suya y no abres la boca, cuando esta hecho y dicho lo que piensas.
Hay quien, ni explicándolo con letras de oro, te capta, escucha y entiende, que lo que dices es una provocacion, un despierta!!!!! y sobretodo, un "ven"...

Quien se tira al suelo y viene a tus pies sin levantar la vista coqueta, sabiendo que la sigues, que la esperas, que deseas que termine de llegar y levantar ese cuerpo a tirones de pelo, a besos, o a mordiscos, que no hay que ser dulce siempre...

Quien pide un día: "a dolor"... y se te desborda el placer y se te cansa la mano, pero no el cuerpo y te duelen los labios, pero sigues ahí, sin acabar y acabando la noche, empezando el día, sin terminar de irte y sin querer volver... el dolor se te pierde, no sabes si era eso lo que pidió o, quizás, era eso lo que querías, no recuerdas y no olvidas, pero se mezcla y no acabas, ni empiezas...

Hay quien siendo tuya, no te pertenece y tiene una vida y un ritmo, que viene y va, que llama y aparece, que desaparece y es un bit de teléfono, una luz que parpadea y está a tres calles de ti, en su cama, en la tuya sin rozarte, a oscuras, con la luz luciendo en tus ojos sin cerrarse de sueño, por si te pierdes la palabra o el adiós...

Y quien, sin estar, tiene el hueco y puebla los sueños, quien llena vacíos y ocupa espacios, quien es parte de tu dedo y de tu mente, parte de ese látigo que afinas y atinas en su espalda, de lágrimas de miedo y maldiciones, de mil besos y cien noches, aunque ni la veas, ni la hables, ni la añores, porque la tocas y la sientes.

Hay quien, antes de ellas se llamaba Ama y ahora anda perdiendo el nombre y el sueño... y a este paso, perderá el norte, si no se encuentra en sus cuerpos de sumisas insumisas.

Un saludo

3 comentarios:

descalza dijo...

Creo que pueden estar ogullosas de pertenecerte por lo que cuentas.

Besos

Ama Lena dijo...

@descalza, orgullosa estoy Yo de ambas, con el tiempo las relaciones se asientan y quizas pierden la frescura y la sorpresa, pero creo que en este caso, sera complicado que llegue el dia del aburrimiento.
Mil gracias por leerme.

eriko_ dijo...

Antes y ahora es Ama Lena... el sueño puede que lo pierda, que se lo hagamos perder... pero el nombre... Quizás tenga que parar una y mil veces y volver para atrás... pero por eso mismo no pierde el nombre, porque sabe cuando hacerlo, sabe, aunque ahora sea una tarea que le consuma mucha parte de su energía, discernir quién y cómo, y hacer verdaderos sudokus con su tiempo para que todo cuadre... y eso Señora... lo hace Usted, Ama.
El Norte no lo perderá, estoy segura de que nuestros cuerpos serán su plano y su guía.

A sus pies Ama.
eriko_