miércoles, 2 de noviembre de 2011

CANCIONES... MELODIAS...


El ir descubriendo caminos tiene banda sonora.
Puede que sea mas Hard, mas Heavy, incluso que conlleve notas de Opera. O ¿por qué no? Un ritmo macarra.
Pero asumiremos notas a estados y vivencias.
Asumiremos que dejar nuestra impronta de propiedad es importante, tanto o mas que las órdenes, así que intentaremos indicar situaciones, melodías, comidas o ropa...

No es que las sesiones o juegos queden estancadas a una música concreta, pero como animales que somos, todo nos sonará, nos recordará algo, malo será que no tengamos un ruido a nuestro alrededor, aunque sea el de los supiros y el silbar de la caña o la fusta.

Cuando el cuerpo se queda frío, vuelves a escuchar esa melodía en una radio, un disco, o tarareada por alguien, que no sabe el por qué de tu sonrisa tonta, ni del brillo de maldad en tus ojos... al igual que no sabe del color de esa cara frente a ti, de la necesidad imperiosa de bajar su mirada...

Al igual que asociamos sitios, como olvidar aquel coche, o el ascensor, o quizás solo sea el espacio entre dos puertas; cualquier sitio es bueno para pasar la mano, rozar un cuerpo, o quizás clavar unos colmillos...

Cualquier sitio es bueno para remarcar tu autoridad, la posibilidad de poseer, o quizás solo la de asustar, por si lo que se te pasa por la cabeza es un disparate...
¿Y quien, aun estando asustado, no obedecería a ese cosquilleo que nace de la orden dada?

Lo mismo que la ropa, el maquillaje, o un olor nos trae recuerdos, la música nos trae sensaciones.

Un saludo.

1 comentario:

nim dijo...

La musica de nuestra vida....

Me a gustado mucho esta entrada, nada que comentar, solo me a saltado un clic en la cabeza recordando una melodia.

Un beso