jueves, 4 de noviembre de 2010

CONTRATO DE SUMISIÓN/ESCLAVITUD...



No recuerdo haber hablado de este tema en el blogger.

Hace bastante tiempo que no hago uno, no es por falta de confianza en un papel (ninguna...), sino porque al aceptar el collar, creo que el compromiso real es implícito al acto. O por lo menos, asi lo entiendo yo.
Sin embargo, los contratos existen.
Es un tema socorrido y recurrido cuando una relación avanza, o precisamente para limitar el avance personal de la parte sumisa, me explico: limita la evolución y además la ata al Dom de ese momento, de forma casi notarial. Si la relación va mal, nada mas fácil que romper un papel, claro que luego están los arrepentimientos y demás. Y además, se puede forzar el cumplimiento del contrato, la mayoria de las veces, llevan claúsulas unilaterales de finalización.
Si la persona sumisa evoluciona o aprende mas que la parte Dom, pues habrá una limitación clara, pero quien dice al Dom que es aburrido???

Leyendo por Internet, que es como el Libro Gordo de Petete, encuentras de todo, desde los clásicos de Amo/sumisa, Ama/sumiso, esclavitud y algún otro de Adoración, porque no sabría como llamarlo en realidad... Algunos, parecen un contrato laboral, si hago caso a ejemplos de contratos Dom/sum que hay por la Red, se exige la limpieza de la casa y mantenimiento de gastos y costas de la pareja a la parte sum... o cuando se autoriza el emputecimiento del sum... la fantasía al poder, porque en realidad, no deja de ser algo privado y sin valor legal, a no ser que te denuncien por malos tratos...


Los conceptos básicos y como ir etiquetandolos también son, están claros:

-- Nombre y collar.-
-- Clausulas concretas o especiales.-
-- Permiso para.-
-- Palabras o formas de seguridad.-
-- Prohibición para.-
-- Acatamiento de.-
-- Obligación de.-
-- Adoraciones varias...
-- Firma y fecha por parte de Dom y sum

En algunos casos, tambien se hace constar el numero de registro del sumiso.
Para quien no lo sepa, existe un registro de sumisos y de collares, para evitar repeticiones, errores y sobretodo, para poner en conocimiento de los demás, la pertenencia clara y contractual del sumiso/a

Lo que no he visto en ninguno de los ejemplos leídos, son las ventajas que obtienen los sumisos con estos contratos, ni si hay alguna limitación respecto a prácticas, debería explicarse en las clausulas que añaden de forma mas especifica cada cual.

Entiendo esto como una forma de confirmación, cuando la relación va un paso mas allá y se necesita poner de forma tangible el compromiso, pero en realidad, ¿es necesario leer el compromiso que se tiene?
Para mi no, pero a veces la otra persona lo necesita, no como reafirmación de nada, solo como mayor entrega... puede ser...

Aun así, ¿quizas deba ser un texto totalmente personal, ratificado por ambas partes en cada clausula?
Seguramente.
Habría que tratar que ambas partes, aporten ideas, cuestiones o limites o permisos, ¿por que no? a la relación contratada, no solo exigir al sumiso... ¿También debería ponerse la cantidad de encuentros, sesiones, limites para el Dom???? No doy ideas.

Después de todo lo pensado y escrito, sigo creyendo que un contrato de sumisión no hará que nadie se entregue mas o menos, ni siquiera que se sienta mas o menos seguro/a de estar conmigo,  o con quien sea su Dom, eso lo da el tiempo y la relación.
Pero, es un paso en su sometimiento? Puede ser.

También es un arma de doble filo, si hay precipitación o apretamos demasiado el nudo, podemos ahogar a alguna de las partes y terminar con algo hermoso, pero como todo, es elección de dos partes... o las que sean.
Así pues, mañana revisaré un contrato y si todo va bien y estamos de acuerdo, lo firmaremos una sumisa y Yo.
No creo que de ayer a mañana, la relación cambie, sin embargo, si es cierto que tengo un cosquilleo pensando en el ofrecimiento que me hace, porque si algo tengo claro es que ella se ofrece, para las buenas y las malas, incluso para aguantarme cuando esté de malas pulgas y no tenga nada que ver con BDSM...
 peco de ser demasiado clara y cansina a veces, pero el BDSM no es solo el rato de sesión y azotes, es algo más, y eso es lo que se ata con un contrato, el sentimiento de esa persona, la fidelidad, la confianza, incluso su amor...

Mucha responsabilidad para llevar sola y todo por tener unos tacones más altos...

7 comentarios:

Srta. Marta dijo...

no sé qué decirte sobre esto, yo tuve en su momento y al final fue una patochada más... con todos mis respetos, pero fue así.

Ama Lena dijo...

en este caso, Yo como Dom, se que no es una patochada, pero como todo, es cosa de dos y no todas las personas son igual de responsables de sus actos... Quizas te equivocaste de persona, no de acto.

morgan dijo...

Creo que el BDSM que usted quiere si no me equivoco, que es muy posible porque la conozco poco, tiene que ver con el sentimiento, la entrega, la confianza...todo eso más que sesiones y azotes; y eso no se consigue con un papel firmado según yo lo veo. Para es hay que poner el alma y el cuerpo. Pero también creo que si se quiere hacer, firmar un contrato no hace mal a nadie y hasta tal vez algunas personas lo necesiten como para formalizar el acto. No sé. Es sólo mi humilde opinión. Un respetuoso abrazo.

jm{Mararia} dijo...

Mi Ama y yo confeccionamos un contrato al inicio de nuestra relación, aunque fué más un mero símbolo pues la realidad lo ha superado y lo sigue superando día a día, pues como bien dices es cosa de dos.
Lo importante es la relación que se escribe día a día, momento a momento. Gracias

descalza dijo...

Enhorabuena entonces, eso hay que celebrarlo.

Un beso

Ama Lena dijo...

Pues si, es algo que haremos, celebrabaremos una cenita...
Cualquier excusa es buena...

Ama Lena dijo...

@morgan, el BDSM que yo quiero y entiendo es el del compromiso, con el cariño y con el cuidado de la persona que te acompaña, al igual que lo entiendo para mi pareja o mi familia...
respecto a lo demas? no cuesta mucho hacer feliz a los demas... a veces, que conste.