miércoles, 3 de marzo de 2010

REENCUENTROS...


De vez en cuando, reencuentro a alguien que se me perdió de vista, no es cuestión de volver a lo que en su momento se hablo, pero si es cierto, que me gusta retomar las cosas en esa penúltima charla, parece que el tiempo no ha pasado y la confianza tampoco ha perdido vigencia.
Aun así, como siempre, hay cara y cruz, hay quien sigue descubriendose y avanzando y siendo grande como persona y como sumisa y hay quien paga las novatadas de la inexperiencia.
Me doy cuenta que, aunque alguien te recomiende a alguien, por oídas o un leve conocimiento, eso no sirve a la hora de entrar en una sesión, o en un juego, en el que ponemos el cuerpo como diana de los deseos ajenos.
Toda seguridad es poca, no me cansare de decirlo, pero sigue pareciendo que exagero...
¿Que se le puede decir a alguien que no tiene experiencia y que desconoce lo que puede pasar si cae en manos de un/a abusador/a, no diré maltratador/a, por si acaso..?

Pues eso, que pacte, que intente limitar cualquier cuestión que vaya mas allá de sus conocimientos, incluso si ya se conocen, nada garantiza que dos sesiones con la misma persona nos proteja de un desmán.
¿Y si esa persona entra en el famoso subspace?

Pues ahí, solo puedo indicar que no haga sesiones en soledad, lo siento por lo de la intimidad, pero a veces es preferible estar con gente alrededor, a correr el riesgo de una sesión mas dura o fuera de pacto, de lo que pensábamos y sus consecuencias, lógicamente.
Quienes saben de lo que hablo y sobretodo lo han sufrido en sus carnes, pueden dar fe que, a veces, conocer a alguien, no es garantía de nada, pero a pesar de eso, hay que tener en cuanta algo, y por desgracia es algo que empiezo a ver con demasiada frecuencia, hay demasiados abusos, perdidas de limites y de respeto hacia y por la persona que se ofrece como sumisa.
Empieza a parecer que ser sumiso es lo mismo que ser idiota o no tener voluntad y no es así, en ningún caso es asi.
Es otra forma, igual o mejor que la nuestra, la del Dom, de ver su placer y como llegar a el, pero eso no implica que haya admisión de insultos, o menoscabar el amor propio de nadie, ni que haya que palizar a alguien, se puede ser Sádico y cuidar el cuerpo que te ofrecen, es mas, esa debería ser la principal prioridad que tengamos.
Si cuidamos ese cuerpo y esa mente estaremos, no solo jugando ahora, sino jugando mañana, de lo contrario estamos perdiendo opciones posteriores de juego, a la vez que estamos perdiendo nuestro propio norte, empezaremos a pensar que podemos hacer cualquier cosa, que tenemos carta blanca para todo y ahí, es donde empieza el peligro, podemos empezar a abusar, a no respetar y sobretodo, a dejar de hacer, jugar y compartir BDSM, para ser unos vulgares maltratadores.
Esta claro que no pasa siempre, pero pasa y cada vez mas, así que para Unos como para otros, hay que recapacitar y ver si lo que nos ofrecen y lo que ofrecemos, esta en la misma linea, de lo contrario, mas vale estarse quietos y disfrutar de un día de lluvia...

Un saludo

2 comentarios:

Kyda dijo...

Muuy sabias palabras, ese es precisamente mi miedo a probar el BDSM, el dar con la persona indicada...

Ama Lena dijo...

Casi nunca damos con la persona apropiada en un primer momento, pero eso no debe impedir el seguir investigando y descubriendonos.

La mayoria de las veces, hay que tratar de saber que puedes dar tu a una relacion, y a partir de ahi, mirar si la contraoferta, merece la pena.

Si no es asi, lo mejor es dejar los compromisos a un lado y disfrutar de los amigos para el desarrollo de los juegos, hasta llegar a quien debe ser, o estar.

Un saludo y gracias por pasar Kyda