martes, 10 de noviembre de 2009

SADICA VERSUS MASOCA...




Decir que eres Sádica, es como poner un parapeto alrededor de tu cuerpo y ahí no accede nadie...

Sobreentienden que ser Sádica es el gusto por el dolor, sin mas, hasta que el cuerpo aguante o se desangre... no lo se...
Para mi ser Sádica, es una forma de explicar que no me conmueven las caritas, ni los gestos, acepto mejor a quien me dice no lo se, no puedo, que a quien espera inspirarme lástima.

No me gusta el dolor sin mas, me gusta provocarlo y volverme melosa y dar caricias, porque se que de ese mimo, de ese roce, vendrá un mayor aguante, una mayor entrega.

Si solo fuera dolor por dolor, necesitaria que la otra persona, no solo fuese masoca, sino una maquina insensible.
Y entonces, donde quedaría mi placer?

El placer no es solo el provocar ese gesto doloroso, ese encogimiento de cuerpo, sino el ver la mirada y saber que aunque duele, quieren mas, pero no por ellos, sino por Mi...

Soy Sádica, porque sabiendo que les duele, que lo sufren, quiero mas, un poco mas, hasta que dicen No por favor, o simplemente, hasta que Yo no quiero mas.

Para que luego, mis caricias, mis mimos, les sepan mas dulces, les atraigan mas.

Cuando después de un juego, una sesión dura, alguien me dice, yo no soy masoca... se de sobra, que en muchas ocasiones, lo son, no por el disfrute del dolor en si, sino porque han estado ahí, aguantando firmes lo que les venia encima, y han llegado a disfrutarlo.

Un sumiso, buscara la explicación al por que del castigo, si se lo merece, si se ha portado mal, es por alguna causa... los mimos posteriores, le harán creer que ya se ha portado bien, que esta todo perdonado, si había algo que perdonar.

Un masoca, solo pensará, es porque Yo quiero, porque Yo lo disfruto, y no le dará mas vueltas. Los mimos, serán una forma de incentivar su deseo por el dolor, a mas dolor, mas caricias... sin explicaciones, sin por que...
Por eso, quizas no me gusta complicarme la vida con los sumisos, sino que prefiero que tengan el lado masoca desarrollado o esperando a abrirse... mas facil de entendernos...

A decir verdad, soy dulce y melosa... si te lo ganas...


Un saludo

1 comentario:

alguien dijo...

Me ha encantado tu exposición acerca de la diferencia entre masoca y sádica. Como sumiso aprecio perfectamente esa diferencia entre el provocar dolor por el mero hecho del dolor en si, y el hacerlo por el disfrute del sentimiento de sumisión hacia ti. A mi me sucede, tal como expones, que no me considero masoca, y no me gusta el dolor. Sin embargo soy capaz de soportarlo (siempre que no llegue a extremos físicamente no saludables), y lo soporto no por que me guste como digo, sino por que a mi Dueña le gusta. De hecho no necesita inmovilizarme a pesar de que sea como una lagartija cuando me duele algo, porque para mi y creo que para Ella, es parte de su deseo.

Gracias por el post